Comer sano: te contamos la importancia de mantener una alimentación saludable.

¿Has escuchado el dicho ‘eres lo que comes’? En realidad, es algo así, gran parte de tu salud y la prevención de enfermedades no transmisibles, entre otros trastornos, depende de tener hábitos nutricionales que se ven amenazados con el consumo de alimentos procesados, hipercalóricos, cargados de grasas, azúcares y sal.

“La alimentación saludable y la actividad física suficiente y regular son los principales factores de promoción y mantenimiento de una buena salud durante toda la vida”, indica el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia; por eso, si te has preguntado qué hacer para dar el paso hacia mejores hábitos nutricionales o crees que es difícil lograrlo, este artículo te ayudará. Toma la decisión de elegir un estilo de vida con una alimentación puesta a favor de tu salud. Es más fácil de lo que crees.

¿Qué puedes hacer para mantener una alimentación saludable?

Comer sano es una decisión, si tomas conciencia de lo que representan los hábitos saludables para tu bienestar, entonces ya diste el primer paso. La Organización Panamericana de la Salud plantea algunas recomendaciones sencillas que puedes empezar a aplicar desde ya. La primera se trata de convertir los alimentos naturales o mínimamente procesados en la base de tu alimentación.

El equilibrio es la clave. No se trata de comer poco y menos de dejar de comer; sino de mantener una alimentación balanceada que cuente con alimentos de todo tipo: frutas, verduras, carnes, raíces, legumbres, lácteos, huevos y más.

El siguiente consejo es: modérate. Regula el uso de sal, aceite y azúcar, puedes condimentar tus alimentos con opciones más sanas y deliciosas como las especias. Y si eres de las personas que suele decir: “no sabe a nada, le falta sal”, puedes utilizarla, al igual que los azúcares y aceites, en pocas cantidades aplicadas a preparaciones culinarias que tienen como base alimentos naturales. Así, tus recetas mantienen su sabor, disfrutas y te cuidas a la vez.

Procura comer con regularidad, mantén horarios similares para tus comidas, durante todos los días. “Come siempre despacio y disfruta de lo que estás comiendo, sin hacer otras actividades al mismo tiempo”. Asimismo, evita los alimentos ultraprocesados como las galletas rellenas, gaseosas, ‘papitas’ y alimentos instantáneos.

¿Por qué hablar de hábitos saludables es sinónimo de prevención?

La OMS señala que “en todo el mundo, las dietas insalubres y la falta de actividad física están entre los principales factores de riesgo para la salud”, por eso comer sano sirve en gran medida para la prevención de enfermedades como la diabetes tipo 2, cardiopatías, accidentes cardiovasculares, cáncer, obesidad, entre otras. Los hábitos saludables y nutricionales se reflejan en todo tu organismo.

¿Cuándo debes acudir a un nutricionista?

“La composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona (edad, sexo, hábitos de vida y grado de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios”, indica la OMS; por eso, contar con orientación de expertos es fundamental.

Ya ha quedado claro que la alimentación es esencial para mantener tu salud en el mejor estado y además, que hay medidas que puedes tomar de manera sencilla; sin embargo, tu cuerpo y tus necesidades son únicas.

Si necesitas a un nutricionista para ayudarte en el camino a incorporar hábitos saludables en tu vida y mejorar tu nutrición, da clic aquí, para contar con apoyo profesional que te ayudara formar parte de la tu mejor decisión, cuidarte.

¿Te gustaría mejorar tu habitos de nutrición? contáctanos y recibe un 20 % de descuento para hablar con uno de nuestros profesionales.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn

¿Qué tipo de consulta quieres solicitar?